lunes, 24 de febrero de 2014

H2O Planeta Agua

A partir de la semana que viene, y hasta finales de marzo, nuestra biblioteca va a acoger la exposición H2O Planeta Agua. Libros, instalaciones, información, experimentos... pondrán de manifiesto la importancia del líquido elemento para la vida.
Contamos en esta actividad con la colaboración del Centro de Documentación y Recursos para la Educación Ambiental de Cantabria, CEDREAC.


sábado, 15 de febrero de 2014

Cambio de look

Nuestro reciente cambio de nombre ha tenido reflejo en este blog y La Biblioteca de Amelia ya dispone de sucursal en el ciberespacio.
Las ilustraciones creadas por Cintia Martín para el mural de la biblioteca son las protagonistas de la reforma.

jueves, 13 de febrero de 2014

Así se montó el mural

Muchos sois los que ya habéis visto el mural que día tras día nos va a recordar a nuestra queridísima Amelia. Lo que seguro que no sabéis es cómo se montó. Fijaos bien en este precioso vídeo que nos ha regalado Cintia Martín, la autora de la obra.

miércoles, 12 de febrero de 2014

Cintia Martín


Cintia Martín es la ilustradora que ha realizado el estupendo mural de "La biblioteca de Amelia". Queremos que sepáis un poquito más de ella y recomendaros desde aquí algunos de sus originales libros. En su DNI reza Consuelo Martín Esteban, pero se llama Cintia. Dispara con pinceles y mata los blancos con mixtos de colores. Porque se niega a abandonar su infancia, pinta palomas para la oficina de la Paz (1993), ilustra el suplemento infantil de "El Norte de Castilla" (curso 1994/95), dibuja garzas en Doñana para la Junta de Andalucía (2002), narices de héroes de aventuras para el Ministerio de Educación en su campaña de fomento de la lectura (2002), casas de pájaros en el Cartel del Día del Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León (2003), logotipos, calendarios, nubes, cuadernos, carteles, barbechos, folletos, tarjetas, monigotes, grabados, collages, espacios, poemas y por supuesto, más libros. También se gana la vida como arquitecto o, más bien, la vida le gana a ella con alzados, cartabones, secciones, bellas intenciones y resultados indefinidos. Pero sobre todo sueña con grandes ilusiones: el café de las mañanas, buenas películas en la SEMINCI y los infinitos colores.



Título: Collage
Autora-ilustradora: Cintia Martín
Editorial: ItsImagical, 2012

Libro para trabajar la técnica del collage, en el que cada página hace una propuesta de un personaje y en la siguiente propone la creación del mismo partiendo de uno de sus elementos. Entre los personajes podemos encontrar a Caperucita, un dragón, un pirata, un ogro...




Título: Sueños de pirata
Autora: Consuelo Digón
Ilustradora: Cintia Martín
Editorial: Consuelo Martín, 2011

¿Quién no ha soñado con ser pirata alguna vez? 24 páginas para que los pequeños lean y se acuesten imaginando sirenas y barcos. Este cuento surgió del mar en Burgos, el once del once del dos mil once, mientras la capitana Celia preguntaba a sus once primos piratas: ya tenemos barco, cañones y si soplamos, viento. Pero... ¿Cómo hacemos olas de plata y azul? y otra cosa... ¿por qué pasillo se va a Estambul?




Título: 3 cuentos infinitos
Autora: Consuelo Digón
Ilustradora: Cintia Martín
Editorial: Ediciones Tralarí, 2013

Una ingeniosa propuesta para contar historias que nunca terminan a partir de un rompecabezas de papel. Son cuentos cortos ilustrados con mucho mimo, que invitan al lector a participar activamente para construir el relato.



Título: Cocina tu cuento favorito
Autora: Consuelo Digón
Ilustradora: Cintia Martín
Editorial: Ediciones Tralarí, 2014

Un libro que contiene instrucciones para que cocines tus propios cuentos. Mezclando bien los ingredientes con una buena dosis de imaginación, obtendrás más de 100 historias.¡Cuidado con las combinaciones! Muchas hadas, unicornios y princesas dan un sabor dulzón; los murciélagos y los ogros amargan, y los conejos y enanos son bastante salados... ¡ las brujas chamuscadas gustan a todo el mundo!


Título: A galope tendido
Autor: Fernando Martos
Ilustradora: Cintia Martín
Editorial: Diálogo Infantil, 2004

¿Quién no ha galopado nunca a lomos de velocísimos caballos por las praderas abiertas desafiando a flechas y balas? ¿Quién no ha montado cimarrones salvajes o potros indómitos, manteniendo a duras penas el equilibrio? ¿Quién no ha trotado orgulloso sobre elegantes y repeinados corceles árabes o andaluces? ¿Quién no ha sido jinete entre indios y vaqueros o perseguido a cuatreros despiadados? ¿Quién no ha soñado con bellos, estilizados y mágicos unicornios? Encaramados a una escoba, sobre las piernas de nuestros abuelos, a hombros de nuestros padres, en el regazo de nuestras madres, todos hemos cabalgado cual si fuéramos el mejor jinete, el más diestro auriga o el más hábil domador de caballos.



Título: La granja de los siete establos
Autor: Roberto Aliaga Sánchez
Ilustradora: Cintia Martín
Editorial: Macmillan, 2011

Es de noche y el granjero ha oído aullar al lobo desde la cama. ¿Habrá desaparecido algún animal de su granja? Divertido Álbum de gran formato para los más pequeños con solapas y ventanitas que los niños podrán ir abriendo para ir ayudar al granjero a contar los animales de los siete establos: un caballo, dos vacas, tres cerdos, cuatro ovejas, cinco cabras, seis conejos y siete gallinas. Es un cuento con el que los pequeños pueden aprender a observar su entorno (la naturaleza, los animales...) y a contar.

martes, 11 de febrero de 2014

Ya somos La Biblioteca de Amelia

Esta biblioteca ha cambiado de nombre.
Ayer por la tarde, tuvo lugar el acto en el que entre lágrimas, discursos, sorpresas y sonrisas, nuestra bliblioteca dejó de llamarse Biblioteca del CEIP Gerardo de Los Corrales de Buelna para convertirse en La Biblioteca de Amelia.
Compañeros, alumnos, padres de alumnos, antiguos compañeros, antiguos alumnos, padres de antiguos alumnos, amigos, familiares, AMPA, maestros, personal del centro, colaboradores de la biblioteca... participaron en este merecidísimo reconocimiento.
Podríamos exponer los motivos que nos han llevado hasta aquí, pero quizá sea mejor reproducir el discurso que el equipo de la biblioteca (manteniendo, claro está, por una vez y sin que sirva de precedente, a Amelia al margen) elaboró para la ocasión y que nuestra coordinadora leyó en el acto.



Cuando se nos ocurrió la posibilidad cambiar el nombre  de nuestra biblioteca y poner el de “La biblioteca de Amelia” lo primero que hicimos fue decirle a nuestro director que teníamos que hablar con él de algo importante, ya que algo tan serio como un bautizo requiere de padrino, madrina, invitados, cura… y sobre todo de la aprobación del claustro de profesores. Al ver Mariano que a la reunión acudíamos los tres miembros del equipo de la biblioteca debió temerse lo peor (que íbamos a pedirle más dinero o  que sellase una clase para hacer una piscina que complementase la exposición del agua que teníamos prevista para marzo); así que cuando le dijimos que queríamos tratar un tema relacionado con Amelia ocurrieron dos cosas: por un lado se le relajó la expresión de la cara y por otro nos dijo que si el asunto que nos traíamos entre manos no sería por casualidad poner a la biblioteca el nombre de nuestra compañera. Una de dos, o es verdad lo que se oye comentar a los chavales, eso de que hay cámaras en todos los rincones del colegio y que Mariano desde su despacho lo puede ver todo, o es que el reconocimiento que hoy hacemos a Amelia es tan lógico, tan justo y tan necesario que se nos ocurrió a la vez al equipo de la biblioteca,  al director  del centro, y quién sabe si a alguien más. Va a ser lo segundo ¿no? Ya no nos quedaron dudas cuando unas semanas después el claustro aprobó por unanimidad la propuesta: era algo lógico, justo y necesario.
Por cierto, el nombre de La Biblioteca de Amelia, no es una ocurrencia nuestra. Es una idea de un alumno anónimo, al que alguno de nosotros, hace años, cuando la biblioteca todavía estaba en el piso de arriba y era responsabilidad casi exclusiva de nuestra compañera, escuchó preguntarle a otro niño si estaba abierta la biblioteca de Amelia. 
Para el equipo de la biblioteca poner tu nombre a este espacio, va a significar  tenerte siempre presente, a pesar de que físicamente no estés en el centro (aunque ya sabemos que alguna escapada harás para venir a visitarnos). Recordar nada más cruzar esa puerta que estás con nosotros, nos va a infundir ánimos y nos va a ayudar cuando las cosas se enrevesen,  o en esos momentos en los que el trabajo nos supere o las ideas en lugar de venir parezcan escaparse.
Imaginarás, sin embargo, que este reconocimiento no es gratuito, que mirar al pasado está muy bien, es muy bonito, pero que de las rentas no se vive (¿cuántas veces habremos dicho esto a nuestros alumnos?). Así que ya sabes a quien vamos a llamar cuando surjan los problemas o cuando necesitemos que nos echen una mano. Aunque a decir verdad sabemos que no va a hacer falta porque, como siempre, antes de pedirte nada ya nos lo vas a estar dando.
Bueno compañera, va a ser difícil, pero intentaremos seguir el camino iniciado por ti, mantener este castillo que empezaste a levantar tú sola, y en cuyas obras nos permitiste participar. Hemos disfrutado mucho trabajando a tu lado, hemos aprendido de ti, si cabe, todavía más, pero si algo ha hecho especial esta aventura ha sido la ilusión. Tu ilusión despositada en este proyecto, una ilusión que has sabido transmitirnos a nosotros y a todos los incautos, niños, maestros, familias… que en algún momento se atrevieron a entrar aquí. 
Sabemos que el cambio de nombre es una mera cuestión de palabras, pero aquí, en una biblioteca, las palabras son seguramente lo más importante, el principal patrimonio de que disponemos.
Bueno Amelia,  podríamos acabar diciendo que eres una gran persona o una excelente profesional, pero ¿quién no sabe eso ya? Así que para no redundar no nos queda otra que decir aquí, delante de toda esta gente, que eres una buena amiga y que…

… te queremos.

sábado, 8 de febrero de 2014

La Biblioteca de Amelia

Como muchos sabéis, el próximo lunes nuestra biblioteca va a cambiar de nombre para pasar a llamarse La Biblioteca de Amelia
La mayoría de vosotros conocéis a Amelia. Durante años estuvo al frente de este proyecto, muchas veces en solitario, y es sin duda alguna la principal responsable de que la biblioteca sea hoy lo que es. Dar su nombre a este espacio significa reconocer el papel determinante que ha desempeñado en esta aventura, pero es ante todo una manera de mantenerla a nuestra vera, ahora que nos la han jubilado.
El lunes, a las 16:30, tendrá lugar en la biblioteca un sencillo acto al que si lo deseáis podréis asistir todos los que la conocéis y queráis compartir con ella este momento tan especial.